AVISO IMPORTANTE.
Debido a dificultades técnicas, la opción de compra directa se encuentra deshabilitada. Si tiene interés en adquirir alguno de los libros escriba a totum@totumrevolutum.org y le responderemos con los detalles para realizar el pedido.
Gracias y por favor, disculpe las molestias.

blogumrevolutum.png
  • Rafael Alarcón Herrera

“666... nombre secreto de Amón-Ra”.



El Dragón y la Bestia, de Siete Cabezas. [Tapiz del Apocalipsis, Angers (Francia), 1375-1380]. [Foto, cortesía de http://sourcebook.fsc.edu/history/apocalypse.html]. En el magnífico muestrario de monstruosidades helénico-judaico-alejandrinas, que es el mitológico libro del Apocalipsis, donde la kabalah hebrea danza junto a la guematría, en alegre confusión con los símbolos de las religiones orientales, hay tres monstruos emblemáticos: el Dragón de Siete Cabezas, la Bestia de Siete Cabezas, y la Bestia Dragón-Carnero que, pobrecita ella, tenía una sola cabeza. Aunque los magníficos manuscritos, conocidos como Apocalipsis de Beato, ilustran esta narración mitológica con todo lujo de detalles, en los templos románicos no es corriente toparse con tales “criaturitas de dios”, aunque a partir del gótico fuero efigiados con todo lujo de detalles.

La Serpiente Satanás, o Dragón de Siete Cabezas. [Butrera (Burgos), s.XII]. . Y fue vista en el cielo otra señal: he aquí un gran dragón de color de fuego, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Con su cola arrastró la tercera parte de los astros del cielo y los arrojó a la tierra. Hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles peleaban con el dragón grande, la antigua serpiente llamada diablo y Satanás, y fue precipitado en la tierra y sus ángeles con él. (Apocalipsis 12, 1-18).

La Serpiente Antigua, o Dragón de Siete Cabezas. [Vallejo de Mena (Burgos), s.XII]. Estas míticas “bestias”, tenían otros precedentes clásicos no menos “nobles”. El Dragón de Siete Cabezas, evoca sin mucho esfuerzo aquella “Hidra de Lerna”, monstruo con cuerpo de serpiente y nueve cabezas, una de las cuales era inmortal. Este ser, hijo de Tifón y Equidna, asolaba la tierra, matando con extrema crueldad humanos y animales. Hércules lo combatió, durante su segundo trabajo, con grandes dificultades, pues por cada cabeza que le cortaba brotaban otras dos. Las representaciones de los templos románicos, se parecen más a la descripción de la Hidra clásica, que a la serpiente-dragón del Apocalipsis.

La Bestia de Siete Cabezas y diez cuernos. [Caracena (Soria), s.XII]. Vi como subía del mar una bestia, que tenía diez cuernos y siete cabezas, y sobre sus cuernos diez diademas, y sobre sus cabezas nombres de blasfemia. Era semejante a una pantera, y sus pies eran como de oso, y su boca como la de un león. Diole el dragón su poder, su trono y una autoridad muy grande. Y toda la tierra seguía admirada en pos de la bestia. Se prosternaron ante el dragón, porque había dado el poder a la bestia, y adoraban a la bestia, diciendo: ¿Quién hay semejante a la bestia? (Apocalipsis 13, 1-8)

La cornuda Bestia de Siete Cabezas. [Boí (Lleida), s.XI]. [Foto, cortesía Xavier Tosca, http://www.romanicocatalan.com/]. Por su parte, la Bestia de las Siete Cabezas, rememora con gran parecido al “Cerbero”, aquel terrorífico perro gigante, de tres cabezas. Hijo, también, de Tifón y Equidna, guardaba las puertas del Hades y fue capturado por Hércules en su duodécimo trabajo. Aunque aterrorizaba a todas las almas de los difuntos, con sus ensordecedores ladridos, era un monstruo fácil de burlar: Orfeo lo amansó con su música, la Sibila lo adormeció con un brebaje encantado, Hércules lo encadenó atenazando su cuello. Las representaciones románicas, aún con siglos de diferencia, son unánimes en presentarlo como una especie de gran perro, sobre cuyo lomo, tras la cabeza principal, se alinean las otras seis cabezas, unas con dos cuernos, y otras con uno, para conjugar la difícil ecuación: siete cabezas y diez cuernos.

La Bestia Dragón-Carnero, señora del “666”. [Vallejo de Mena (Burgos), s.XII]. Vi otra bestia que subía de la tierra y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. Ejerció toda la autoridad de la primera bestia, e hizo que a todos se les imprimiese una marca en la mano derecha y en la frente, y que nadie pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre. Aquí está la sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre. Su número es seiscientos sesenta y seis. (Apocalipsis 13, 11-18).

La Bestia Carnero, que habla como un dragón. [Colegiata San Isidoro, León, s.XII]. . Esta Bestia Dragón-Carnero, que sólo permite sobrevivir al que tiene la clave: “666”, recuerda aquellas esfinges egipcias, con cabeza de carnero y cuerpo de león, que custodiaban las avenidas ceremoniales de los templos, como representación de Amón-Ra, dios supremo de Egipto: “Señor de los dos cuernos”, el Oculto que se renueva a sí mismo, el que existe en todas las cosas y creó el Cosmos por su pensamiento. Y el enigmático “666”, evoca aquel “nombre secreto” de Amón-Ra, que permitía a quien lo conociera ejercer una parte del mágico poder de la divinidad. Nombre que el dios puso sobre el cuerpo de Isis, como una marca, y la autorizó a marcarlo sobre su hijo Horus. El románico representará, este monstruo, dueño del nombre secreto “666”, como un carnero de cuernos desmesurados, enroscados en espiral, largas guedejas de lana y extrañas pezuñas. ¿Juan copió a Daniel, que copió a babilonios y egipcios, que copiaron a...? Antiqua nove. . Salud y fraternidad.

© 2010 .- Del texto y las imágenes. Rafael Alarcón Herrera. Todos los derechos reservados.

0 visualizaciones